Lea y comente cuentos

Desarrolle el conocimiento, la capacidad de razonar y las habilidades literarias tempranas de su hijo/a.

Navigation Arrow
Ver Consejos
Navigation Arrow

Lea con frecuencia

Intente pasar unos minutos con libros todos los días. Durante un tiempo su bebé no entenderá, pero de todos modos está bien. Escuchará su voz, verá imágenes y desarrollará sentimientos positivos hacia los libros.

Libros para bebés

Los libros de cartón con tapa dura y páginas gruesas están hechos especialmente para bebés. Elija libros cortos y con dibujos simples y coloridos.

Abrace

Haga de la lectura un momento especial para conectarse con su bebé. Sosténgalo en su regazo para que se sienta contenido y pueda ver las imágenes.

Sígale el juego

Cuando su bebé comience a perder el interés, intente buscar otro libro o finalice la actividad. Los períodos cortos de lectura son los que mejor funcionan.

Demuestre su interés

Cuando lea, intente demostrar que la historia le interesa mucho al utilizar la voz o hacer expresiones faciales. Diga “¡Quiero saber qué pasará en la próxima página!”

Describa las imágenes

Lo más importante no es leer todas (o incluso algunas) palabras. Señale las imágenes y describa los colores, las formas y lo que hacen los personajes. Responda al modo en que su hijo/a participa de la historia.

Haga que participe

Su bebé puede querer sostener el libro, dar vuelta la hoja o dar palmaditas en las imágenes. Hasta es posible que quiera morder el libro. Todo esto forma parte del aprendizaje. Háblele en respuesta al modo que tiene su hijo/a de involucrarse con la historia.

¿Por qué es importante esto?

Nunca es demasiado pronto para comenzar a leerle a su hijo/a: hasta los bebés disfrutan y se benefician de esto. Leerle en voz alta desde el comienzo es una de las cosas más importantes que usted puede hacer para preparar a su hijo/a para la escuela. Leerle o conversar acerca de las historias, incluso antes de que sean capaces de comprenderla, hace que desarrollen habilidades lingüísticas y que se dispare su imaginación. El momento de leer, mirar libros o relatar historias es especial para abrazarse y establecer una conexión. Leer juntos crea un lazo y un recuerdo memorable, tanto para los padres como para los hijos.